Programa d’Intel·ligències Múltiples

CARTELL EXPLICATIU IIMMCARTEL IIMM QUADRES AMB FRASE

Si voleu saber més sobre la Teoria de les Intel·ligències Múltiples podeu llegir aquest extracte del Document “Manual Pedagógico” elaborat per la Congregació i que ens serveix de guia per la nostra pràctica educativa.

La inteligencia o las inteligencias

La palabra inteligencia procede del latín (inter-entre y eligere-elegir) y puede definirse como la capacidad del cerebro por la cual comprendemos cuanto sucede y nos permite elegir la mejor opción para resolver problemas y dificultades. En un sentido amplio, la inteligencia es la facultad de comprender, de razonar, de formar ideas y emitir juicios.

La inteligencia no es una capacidad neurológica aislada porque no es capaz de desarrollarse desprovista de un ambiente. Pierre Lévy, en 1.993, afirmó rotundamente que el ser humano no sería inteligente si careciese de la lengua, la herencia cultural, las creencias, la escritura, las ideologías, los métodos intelectuales y otros medios que le aporta su ambiente. Este autor desarrolla el concepto de “ecología cognitiva” y, superando la visión aislada de la inteligencia, demuestra que el individuo no es capaz de pensar si se desenvuelve fuera de una colectividad, sin la influencia de su ambiente.

Esta visión nos ayuda a completar la definición de inteligencia como la capacidad cerebral que permite comprender las cosas, elegir entre varias opciones la mejor, resolver problemas y dificultades y crear productos o servicios valiosos para el contexto cultural en el que nos desenvolvemos.

Hasta las últimas décadas del siglo XX, muchos psicólogos  consideraron la inteligencia como una facultad general, única y global, principalmente genética o innata e inmutable. Los defensores de esta postura son partidarios de las pruebas de C.I. y creen que la capacidad de una persona, y sus límites, están determinados principalmente por la naturaleza.

Otra tendencia opuesta a este planteamiento ha venido representada por los conductistas que, en palabras de su fundador J.B. Watson, es posible convertir a cualquier niño o niña en cualquier tipo de adulto con sólo ofrecerle un entorno específico.

Para los conductistas, los educadores debemos propiciar unos niveles elevados de rendimiento en los niños y niñas para modificar la facultad intelectual que les haya deparado la herencia genética.

En la segunda mitad del siglo XX surgió una nueva corriente que se denominó la ciencia cognitiva. Los psicólogos cognitivos argumentan una noción básica, la representación mental. Desde este punto de vista, el educador, consciente de que el desarrollo no tiene una vinculación total con la edad de los niños y niñas, plantea los objetivos, los contenidos y las ideas de forma adecuada al nivel de desarrollo de cada uno de los niños y niñas.

Más allá de los grandes debates que nos llevan ocupando muchas décadas, podemos afirmar que la inteligencia (o las inteligencias) es producto de la herencia genética que ha sido transmitida a lo largo de generaciones. Sin embargo, diferentes aspectos pueden ser modificados si se reciben estímulos significativos en los momentos idóneos (períodos sensitivos) del desarrollo.

En el siglo XXI está comprobado que la persona dispone de un número aún no determinado de capacidades humanas. Desde este enfoque pluralista de las capacidades mentales podemos afirmar que las personas tenemos potenciales intelectuales diferentes porque existen distintas facetas de la cognición que pueden ser modificadas por medio de estímulos.

La teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner

El Doctor Howard Gardner realizó una exhaustiva investigación durante la década de los ochenta. Dentro de la Psicología del desarrollo y, con el objetivo de hacer una contribución a las ciencias cognoscitivas y conductuales, deseaba ampliar las nociones de inteligencia incluyendo los descubrimientos acerca del cerebro y de la sensibilidad a las diversas culturas humanas además de los resultados de las pruebas escritas.

Al publicar las conclusiones de su trabajo en la obra “Estructuras de la mente” en 1.983,  provocó una revolución en el mundo de la psicología y la educación al argumentar su teoría sobre las inteligencias múltiples.

Howard Gardner, junto a Thomas Armstrong, Daniel Goleman y otros muchos autores critican la visión estrecha de la inteligencia de quienes evalúan la mente de las personas con visión unidimensional.

Históricamente se ha considerado que la inteligencia se limita a la capacidad general de razonamiento lógico que todo individuo tiene en alguna medida. Se ha medido la inteligencia con pruebas escritas denominadas pruebas de inteligencia que la evalúan por métodos verbales que dependen básicamente de una combinación de capacidades lógicas y lingüísticas, olvidando otra serie de habilidades, destrezas y conductas que son propias de sujetos inteligentes.

Gardner y los seguidores de su teoría consideran que “el ámbito de la cognición humana debe abarcar una gama de aptitudes más universales, asegurando que los seres humanos han evolucionado para mostrar distintas inteligencias y no para recurrir de diversas maneras a una sola inteligencia flexible”.

Los defensores de esta teoría definen la inteligencia como “la capacidad para resolver problemas o para elaborar productos o servicios que son de gran valor para uno o varios contextos comunitarios o culturales”. Esta visión plural de la mente parte de la base de que las personas disponemos de diferentes facultades y estilos cognitivos que son el resultado de la interacción de los factores biológicos, las circunstancias en las que vivimos y los recursos humanos y materiales de que disponemos.

Gardner argumenta que existe un amplio abanico de no menos de ocho variedades distintas de inteligencia:

Como resumen podemos afirmar que las personas, en cada área cognitiva, pueden presentar diferentes niveles de competencia en las ocho inteligencias.

Inteligencia COMPONENTES CLAVE

 

SISTEMAS DE SÍMBOLOS ESTADOS MÁXIMOS FINALES

 

ÁREAS CEREBRALES
Verbal –

lingüística

 

Sensibilidad a los sonidos, la estructura, los significados, las funciones de las palabras y del lenguaje. Lenguajes fonéticos (por ejemplo, castellano) Escritores, poetas, periodistas,  oradores…

 

Lóbulos temporal izquierdo y frontal (áreas de Broca y de Wernicke
Lógico-matemática Sensibilidad a patrones lógicos o numéricos y capacidad de discernir entre ellos; capacidad para mantener largas cadenas de razonamientos Lenguajes informáticos (por ejemplo, Basic). Científicos, matemáticos, ingenieros, informáticos… Lóbulos frontal izquierdo y parietal derecho.
Espacial Capacidad de percibir con precisión el mundo visoespacial e introducir cambios en las percepciones  iniciales. Lenguajes ideográficos (por ejemplo, chino). Pilotos ,escultores, pintores, arquitectos… Regiones posteriores del hemisferio derecho.
Corporal-cinestésica Capacidad para controlar movimientos corporales y de manipular objetos con habilidad. Lenguaje de signos, Braille. Atletas ,bailarines, cirujanos, artesanos… Cerebelo, ganglios basales, Córtex motor.
Musical

 

 

Capacidad para producir y apreciar ritmos, tonos y timbres; valoración delas formas de expresión musical. Sistemas de notación musical,  código Morse.

 

Compositores, directores, críticos, músicos, luthiers… Lóbulo temporal derecho.
Interpersonal Capacidad de discernir y responder  adecuadamente a los estados de ánimo, los temperamentos, las motivaciones y los deseos de los demás. Actitudes sociales (por ejemplo, gestos y expresiones faciales). Actores, políticos, buenos vendedores, docentes exitosos… Lóbulos frontales, lóbulo temporal, sistema límbico.
Intrapersonal Acceso a la propia vida interior y capacidad de distinguir las emociones; conciencia de sus puntos fuertes y débiles. Símbolos del Yo (sueños, manifestaciones artísticas…). Teólogos, filósofos, psicólogos… Lóbulos frontales, lóbulos parietales, sistema límbico.
Naturalista Habilidad para distinguir a los miembros de una especie; conciencia de la existencia de otras especies y capacidad para trazar las relaciones entre distintas especies Sistemas de clasificación   de especies; mapas de hábitat. Gente de campo, botánicos, ecologistas, paisajistas… Áreas del lóbulo parietal izquierdo

 Las ocho inteligencias en el alumno 

  DESTACA EN LE GUSTA APRENDE MEJOR
Verbal –

lingüística

 

Lectura, escritura, narración de historias, memorización  de fechas, piensa en palabras Leer, escribir, contar cuentos, hablar, memorizar, hacer puzles. Leyendo, escuchando y viendo palabras, hablando, escribiendo, discutiendo y debatiendo.
Lógico-matemática Matemáticas, razonamiento, lógica, resolución de problemas, pautas. Resolver problemas, cuestionar, trabajar con números, experimentar. Usando pautas y relaciones, clasificando, trabajando con lo abstracto.
Espacial Lectura de mapas, gráficos, dibujando, laberintos, puzles,  imaginando cosas, visualizando. Diseñar, dibujar, construir, crear, soñar despierto, mirar dibujos. Trabajando con dibujos y colores, visualizando, usando su ojo mental.
Corporal-cinestésica Atletismo, danza, arte dramático, trabajos manuales, utilización de herramientas. Moverse, tocar y hablar, lenguaje corporal. Tocando, moviéndose, procesando información a través  de sensaciones corporales.
Musical

 

 

Cantar, reconocer sonidos, recordar melodías, ritmos. Cantar, tararear, tocar un instrumento, escuchar música. Ritmo, melodía, cantar, escuchando música y

melodías

Interpersonal Entendiendo a la gente, liderando, organizando, comunicando, resolviendo conflictos, vendiendo Tener amigos, hablar con la gente, juntarse con gente. Compartiendo, comparando, relacionando, entrevistando, cooperando.
Intrapersonal Entendiéndose así mismo, reconociendo sus puntos fuertes y sus debilidades, estableciendo objetivos Establecer objetivos, mediar, soñar, planificar, reflexionar, seguir sus intereses Haciendo proyectos a su propio ritmo, teniendo espacio, reflexionando.
Naturalista Entendiendo la naturaleza, haciendo distinciones, identificando la flora y la fauna. Participaren la naturaleza, hacer distinciones. Trabajar en el medio natural, explorar los seres vivientes, aprender acerca de plantas y temas relacionados con la naturaleza.
(*) Tomado del material: “Qué, por qué, para qué y cómo. Aprendizaje Cooperativo!, elaborado por el LAB! (Laboratorio de Innovación educativa), JRO y colegio Ártica- Madrid